Principios del Entrenamiento.

–         Unidad funcional: El entrenamiento es un todo único que se aplica a la persona global y físicamente. Prestando atención a los  sistemas corporales. Por ejemplo, cuando un ciclista tiene fiebre, no le permite hace actividad física porque por culpa de la fiebre lo que hace es que anule a todo su cuerpo.

–         Multilateralidad: Los primeros entrenamientos deben ser globales o generales para que después vaya adquiriendo una especialización. Por ejemplo, un futbolista debe trabajar los dos pies para no tener descompensaciones.

–         Especificidad: Después de realizar un entrenamiento general, se pasa al específico dependiendo de las características de cada deporte. Por ejemplo un equipo de fútbol realizan un entrenamiento general, después de eso, cada jugador entrena su posición en el campo es decir la especificidad de cada jugador.

–         Individualización: Cada persona es diferente, y su entrenamiento lo debe adaptar a sus características personales ya que los deportistas sufrirán cambios al o largo de sus vidas. Por ejemplo en un gimnasio, el monitor no debe plantear la misma tabla para dos personas, porque son completamente diferentes.

–         Continuidad: Cuando realizamos actividad física debemos tener una continuidad de ella para que se obtenga una mejora en la condición física y nos adaptemos a la actividad física realizada. Por ejemplo, si sales a correr todos los días, al final del mes tendrás una mejora en la condición física, pero si sales una vez al mes pues no tendrás mejoras.

–         Crecimiento Paulatino Del Esfuerzo: Cuando la persona se adapta a la carga del entrenamiento, llegará un momento en el que no se produzca una mejora y en este caso se deberá aumentar las repeticiones y cargas. Por ejemplo subir las cargas en un gimnasio o subir las repeticiones para obtener resultados.

–         Sobrecarga: Si la carga es la adecuada se producirán mejoras, pero si la carga se pasa del umbral, no producirá mejoras. Llegará un momento que el organismo se adapte a las cargas y en este caso debe predominar la intensidad del esfuerzo. Por ejemplo, si levanto 30 kilos llegará un momento que esa cantidad no me producirá mejoras por lo tanto debemos aumentar la cantidad y la duración.

–         Transferencia: Es cuando realizamos una actividad física diferente a la que realizas diariamente, si esta actividad física beneficia a la actividad física o deporte, será positiva, si no beneficia será negativa y si no beneficia pero tampoco beneficia, pues será neutra. Por ejemplo un jugador de hockey sobre hielo que pasa a jugar al floorball  pues eso le beneficia positivamente.

–         Eficacia: Para que un entrenamiento sea eficaz debemos utilizar todos los principios vistos hasta ahora, aplicando cada principio en un momento determinado. Se producirá una ineficacia si los organismos no responden a las propuestas realizadas. Por ejemplo, en natación, a la hora de meter la mano en el agua es mas eficaz metiendo la mano con los dedos juntos que separados.

Estimulación voluntaria: Si la actitud de la persona a la hora de realizar una actividad física es positiva, realizará un mejor esfuerzo. Para ello tendremos que entrenar la voluntad porque si no hay voluntad no se alcanzará los objetivos. Cuando realizas una flexión te concentras en tener el cuerpo recto por ejemplo.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s